Crassula Rupestris: Tips, Cuidados y Reproducción

Crassula Rupestris adulta y muy poblada

La suculenta Crassula Rupestris, también conocida como pagoda china, collar de jade, arbusto de kebab o crassula de roca es una especie nativa de Sudáfrica, principalmente en lugares desérticos de pocos nutrientes como las grietas de rocas y laderas.

Destaca por sus hojas en forma de pequeños triángulos irregulares y su apariencia de brocheta o collar, que le dio uno de sus apodos más conocidos. Además, es una planta rastrera ideal para colocar en macetas colgantes.

Si te interesa conocer más sobre está linda suculenta, te dejo esta guía con toda la información que necesitas saber sobre las características, cuidados y reproducción de la Crassula Rupestris.

Índice

Características principales

  • Iluminación: pleno sol
  • Altura: hasta 15 cm promedio
  • Sustrato: drenaje rápido
  • Riego: normal
  • Temperatura mínima: -6 °C
  • Reproducción: por semillas, hojas y esquejes
  • Origen: Sudáfrica

La Crassula Rupestrispertenece a la familia Crassulaceae. Su nombre en latín significa Crassula (grueso) y Rupestris (que vive en las rocas).

Crece verticalmente con hojas de color verde que pueden tomar contornos rojizos cuando tiene una buena exposición al sol o durante el invierno. Cuando no recibe suficiente iluminación, sus hojas mantienen tonalidades verdes.

Es una suculenta de lento crecimiento y tamaño medio pues en su etapa adulta crece un máximo de 15 cm. Cuando llegan a una altura considerable, sus tallos empiezan a curvarse para permitir que los hijuelos que van brotando también reciban buena iluminación.

Crassula Rupestris en una maceta colgante
Foto por @estufinhadesuculentas

Su época de floración es durante el invierno, produciendo una vara floral en el ápice de los tallos, desde la cual brotan pequeñas flores de colores rosados y blancos en forma de estrella.

Por último, su época de reposo en la que detiene todo crecimiento y propagación suele ser durante el verano.

Ahora te cuento todos los cuidados que deberás darle a esta linda suculenta.

Cuidados de la Crassula Rupestris

Iluminación

Para la Crassula Rupestris se recomienda una exposición solar directa durante toda la mañana e incluso por la tarde después del mediodía. Se recomienda entre 4 a 6 horas de exposición.

Sin embargo, como cada espacio y condiciones de luz y temperatura varían dependiendo donde vivas, siempre debes poner atención a cualquiera de estos tres indicadores que te guiarán un poco más en el tema:

  • Cuando sus hojas estén completamente verdes sin tonalidades rojizas en los bordes, lo más probable es que a la suculenta le falta más exposición al sol.
  • Además, si notas que entre cada fila de hojas comienzan a separarse mucho, también será una señal de que la planta necesita más sol.
  • Si sus hojas comienzan a presentar quemaduras (manchas negras) o se ven arrugadas a pesar de que han tenido un buen riego, significa que hay un exceso de sol y lo más recomendable será disminuir un poco la cantidad de horas de exposición.

Siempre recuerda que si en el vivero donde la compraste la tenían protegida del sol bajo una malla sombra o algo similar, es importante que no la expongas a demasiado sol directo de forma inmediata, sino que le permitas irse aclimatando progresivamente, poco a poco hasta que se acostumbre.

Una vez que esté adaptada a estar en sol directo por varias horas puedes mantenerla así, tomando las precauciones ya mencionadas.

Banner para newsletter

Riego

La frecuencia de riego recomendada para la Crassula Rupestris es la siguiente:

  • Cada 7 días en primavera y verano
  • Cada 10-15 días en otoño
  • Cada 20-30 días en invierno

Al igual que en el tema anterior, estos números pueden variar dependiendo de las condiciones del lugar en donde vivas. Así que, por encima de cualquier regla, siempre asegúrate que el sustrato esté seco antes de volverla a regar. De lo contrario, el exceso de humedad pudiera ocasionarle daños graves y hasta terminar pudriéndose.

La variación de frecuencia durante el invierno se debe a que el agua se evapora mucho más lento en esta época. Además, las bajas temperaturas pueden hacer que la suculenta reduzca sus raíces, necesitando así menos cantidad de agua para sobrevivir.

Por último, es importante aclarar que el riego se debe realizar sobre el sustrato y nunca en las hojas, ya que esto podría manchar sus hojas y provocar hongos en la planta.

Sustrato

Como mayoría de las suculentas, la Crassula Rupestris se adapta muy bien a cualquier sustrato que tenga un buen drenaje que evite encharcamientos.

Puedes conseguir sustrato universal para suculentas ya preparado en viveros de tu ciudad o por internet. Sin embargo, si quieres hacer tu propio sustrato puedes hacerlo.

Sólo toma en cuenta que, además de tierra, el sustrato debería incluir algo más suelto o poroso como grava, piedra volcánica o corteza de árbol. Esto evitará que la planta retenga mucha agua y ayudará a que sus raíces crezcan con facilidad.

Crassula Rupestris en maceta pequeña color blanco
Foto por @leafstemnode

En general, un sustrato promedio ideal para esta suculenta debería tener las siguientes proporciones:

  • 50% de sustrato universal con humus de lombriz
  • 30% de grava, piedra volcánica, corteza de árbol o una mezcla de todos
  • 15% de turba o perlita
  • 5% de arena de río
  • Opcional: Un poco de cáscara de huevo molida y carbón activo de acuario para prevenir la formación de hongos

Por supuesto, las proporciones de cada material pueden variar dependiendo de la temperatura y humedad del lugar donde vives.

Y si no puedes conseguir todos los materiales, no hay problema. Lo importante es siempre mantener un mayor porcentaje de materiales inorgánicos para que sea un sustrato ventilado, ligero, con drenaje rápido y no muy alto en nutrientes.

  • Orgánicos: turba, fibra de coco, humus de lombriz, composta, etc.
  • Inorgánicos: grava, piedra volcánica, perlita, vermiculita, arena, etc.

Adicionalmente, es importante tener una maceta con varios orificios en la parte inferior para favorecer aún más el drenaje.

Temperatura

La temperatura ideal para un buen crecimiento y florecimiento de la Crassula Rupestris es entre 18 °C y 24°C. Sin embargo, puede mantenerse en buen estado con temperaturas más altas y bajas.

En cuanto a su resistencia al frío, es una suculenta que tolera muy bien las heladas leves. Puede estar por algunos días en temperaturas cercanas a los 0 °C sin tener mayores problemas.

Incluso, cuando el sustrato está seco, llega a soportar temperaturas de hasta -6 °C, pero no de forma prolongada (no más de 1 o 2 días).

Si se expone a temperaturas más bajas, lo más probable es que los bordes de sus hojas comiencen a quemarse poco a poco, extendiendo el daño a lo largo de las hojas y en situaciones extremas la planta podría morir.

Crassula Rupestris con crecimiento lateral
Foto por @joycetan2014

Si vives en un lugar con temperaturas bajo cero constantes durante el invierno, lo más recomendable será ponerla en un invernadero o dentro de casa.

Si te interesa aprender más sobre el impacto de los climas extremos en las suculentas, te recomiendo echarle un vistazo a nuestra guía de clima y temperatura para suculentas en la que te explicamos con más detalle este tema.

Cómo reproducir la Crassula Rupestris

La Crassula Rupestris se puede reproducir o propagar por hojas, semillas y esquejes de tallo. Sin embargo, las opción más común y efectiva es reproducirla por esquejes de tallo.

Algunas personas intentan con la reproducción por hojas, pero es un proceso muy lento y con menor efectividad. Por lo regular, hay que hacer varios intentos para que al menos una reproducción sea exitosa.

Incluso hay personas que la reproducen por semillas, pero es un método que se utiliza muy poco porque es más complicado y menos efectivo que los anteriores.

A continuación, te explico cómo reproducir la Crassula Rupestris por cada uno de estos métodos:

Reproducción por hojas

Como las hojas de la Crassula Rupestris vienen en pares, la reproducción se debe hacer de par en par y no con hojas individuales. Este método es una opción lenta y con una menor tasa de éxito, pero sí es posible reproducir esta suculenta por hojas cuando el proceso se hace correctamente.

A continuación, te explico paso a paso cómo reproducir esta suculenta por hojas:

  1. Desprende el par de hojas: Debes quitar el par de hojas con mucho cuidado asegurándote de retirarlo completo desde su base y no se quede ningún fragmento en el tallo.
  2. Colócalo en una maceta o recipiente: Coloca el par de hojas en una maceta o recipiente previamente desinfectados con alcohol. El sustrato debería tener por lo menos de 3 a 4 centímetros de profundidad. Cuando pongas el par, colócalo boca abajo para permitir que las raíces crezcan, que puedan penetrar debajo del sustrato y evitar que el sol les dé directamente.
  3. Pon la maceta en un lugar con luz indirecta: Aunque en su estado normal (planta completa) esta suculenta no tiene problemas con el sol directo, durante la reproducción por hojas no es recomendable exponerla, sobre todo en las primeras etapas de su crecimiento.
  4. Cubre las raíces y riega el sustrato: Cuando las raíces comiencen a crecer, hay que cubrirlas con sustrato y darle a la planta los cuidados normales: buena iluminación y riego cada que el sustrato esté seco.
  5. Si reprodujiste varias, trasplanta a macetas individuales: Con el paso del tiempo, la planta crecerá más hasta desarrollar su tallo y el par de hojas madre terminará secándose y desprendiéndose. Una vez desprendido, si realizaste la propagación con otras hojas, será el momento de trasplantar a una maceta individual pequeña para que continúe su crecimiento con más espacio. Si sólo propagaste un par, retira la hoja madre para evitar plagas y continúa dándole los cuidados normales al resto de hojas que hayan brotado.

Nota: En caso de haber cortado mal el par de hojas y una parte se haya quedado en el tallo, la reproducción no funcionará. Por lo tanto, deberás cortar otro par para reproducirlo y deshacerte del que cortaste mal.

Reproduccion por hojas de la Crassula Rupestris
Foto por @gratitudeandthyme

Reproducción por esquejes

En la Crassula Rupestris, como en la mayoría de las suculentas, la reproducción por esquejes de tallo es el método más efectivo y rápido. El esqueje de tallo, al tratarse de varias pares de hojas que se encuentra dentro de uno o más tallos, suele dar raíces en poco tiempo.

Sigue estos pasos para reproducir la Crassula Rupestris por esquejes de tallo:

  1. Escoge el esqueje de tallo a cortar: De preferencia elige uno que ya tenga su roseta bien formada y de buen tamaño para que el desarrollo de las raíces sea más rápido.
  2. Corta el esqueje: Una vez escogido, corta el esqueje de tallo con mucho cuidado usando un cuchillo, tijeras o cutter previamente esterilizados con alcohol. Es importante que el corte del tallo sea horizontal para facilitar el proceso de cicatrización de la herida y una vez plantado en el sustrato pueda generar raíces más rápido.
  3. Deja libre la base del tallo: Alternativamente, una vez cortado el esqueje, puedes desprender las hojas de más abajo para dejar la base del tallo libre para facilitar la generación de raíces, con 1 cm será suficiente.
  4. Deja secar la herida: Como la herida queda húmeda, es recomendable dejar secar el esqueje por 1 o 2 días hasta que se forme su callo. Déjalo en un lugar donde circule bien el aire, que no le dé el sol directo y que quede en posición vertical (colgando o sosteniéndose de algo) para favorecer el proceso de cicatrización.
  5. Pasa el esqueje a una maceta: Cuando ya esté cicatrizado el esqueje, pásalo a una maceta con sustrato y no lo riegues hasta 5 a 7 días después. Esto es para que el corte pueda seguir cicatrizando y salgan unas raíces más sanas y resistentes.
Reproduccion por esquejes de la Crassula Rupestris
Foto por @greenlife_garden2.0

Después del primer riego, mantén la planta con los cuidados normales mencionados previamente.

Reproducción por semillas

Puedes conseguir semillas de Crassula Rupestris comprándolas en alguna tienda especializada o de forma natural con la polinización de las flores de la planta.

Los pasos a seguir para reproducir esta suculenta por semillas son:

  1. Prepara el sustrato: Debes preparar un sustrato drenante y esterilizarlo regándolo con agua hirviendo. Esto es para matar cualquier tipo de hongos o bacterias que pudieran estar ahí.
  2. Colócalo en un recipiente con tapa: Una vez que el sustrato se haya enfriado, ponlo dentro de un recipiente de preferencia transparente y que tenga tapa. Esto para simular el efecto invernadero.
  3. Mézclalo con otro elemento menos denso: Como recomendación, mezcla el sustrato con pequeñas cantidades de algún otro elemento menos denso como aserrín, fibra de coco o cáscara de arroz. Esto para que el sustrato sea un poco más suelto y ligero. De esta manera facilitamos que las raíces puedan penetrar bien y crecer sin tanto esfuerzo.
  4. Pon las semillas y riega el sustrato regularmente: Ya con el sustrato listo, debes dejar caer (no enterrar) las semillas dentro de éste. Para lograr que germinen, las debes de mantener siempre bien hidratadas y con abundante iluminación filtrada, por ejemplo, al lado de una ventana. En este proceso debes evitar tenerlas al sol directo.

Nota: Es importante que el recipiente tenga agujeros para evitar el encharcamiento y el riego se debe hacer preferentemente con un atomizador.
Además, debes dejar el sustrato con al menos unos 3 o 4 cm de profundidad para que las raíces se puedan desarrollar correctamente.

Por lo general, las semillas germinan entre 1 y 2 semanas después y quedan listas para trasplantarse después de unos 2 o 3 meses.

¿Qué te pareció la Crassula Rupestris?

Sin duda, la Crassula Rupestris es una suculenta que no debe faltar en tu colección, tanto por sus lindas hojas triangulares como por sus colores vibrantes que no te dejarán indiferente.

Además, su facilidad de cuidado la convierte en una buena opción para quienes apenas inician en el mundo de las suculentas y quieren agregar esta belleza en su colección.

Así que, si ya tienes esta suculenta, no dejes de compartirnos tu experiencia con ella. Y si aún no la tienes, ve por una y nos cuentas qué tal te fue, te la recomiendo ampliamente. ¡Un abrazo y lo mejor cuidando a tu Crassula Rupestris!

Recursos e imágenes:

Luis Camacho

Soy un apasionado de los viajes, el senderismo y la jardinería. En este blog quiero compartir los conocimientos que voy adquiriendo en el camino y ayudarte a sacar lo mejor de tus plantas.

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir
error: Content is protected !!