Crassula Muscosa “Cordón de San José”: Cuidados y Reproducción

Crassula Muscosa o Cordon de San Jose en maceta

La suculenta Crassula Muscosa, también conocida como Cordón de San José, Pinitos o Crassula Lycopodioides, es una especie originaria del sur de África, principalmente en Sudáfrica y Namibia.

Destaca por su rápido crecimiento y aspecto de arbusto, que la hace tapizar la maceta tan pronto comienza su etapa adulta. Además, por su forma y raíces con desarrollo vertical, es una excelente opción para quienes buscan una suculenta para combinar con otras en un terrario o maceta.

En esta guía te compartiré toda la información que necesitas saber sobre las características, cuidados y reproducción de la Cordón de San José.

Índice

Características principales

  • Iluminación: semisombra
  • Altura: crece hasta 30 cm de alto y 25 cm de ancho
  • Sustrato: drenaje rápido
  • Riego: normal, mayor frecuencia por hojas delgadas
  • Temperatura mínima: 5 °C
  • Reproducción: por semillas, retoños y esquejes de hojas o tallo
  • Origen: Sur de África (Sudáfrica y Namibia)

La Crassula Muscosa es parte de la familia de las crasuláceas. Crece en forma de arbusto con hojas de un color verde intenso cuando tiene una buena exposición al sol o durante el invierno. Cuando se cultiva mayormente en semisombra, sus hojas consiguen un tono verde menos saturado.

Es una suculenta de tamaño mediano que llega a crecer hasta 30 cm de alto y 25 cm de ancho.

Crassula Muscosa poblada en una maceta blanca
Foto por @akademisyenin_cicekleri

A finales de la primavera y principalmente durante el verano, produce pequeñas flores pequeñas de pétalos blancos con pistilos amarillos.

Cuidados de la Crassula Muscosa o Cordón de San José

Iluminación

Para la Crassula Muscosa se recomienda una exposición solar indirecta de 5 a 7 horas al día. No se recomienda exponerla de forma directa, ya que esta suculenta es muy sensible a los rayos del sol cuando no hay una protección de por medio.

Dándole esta exposición solar sugerida lograrás que las hojas conserven su forma compacta y evitarás una posible etiolación en el futuro.

Siempre recuerda que si en el vivero donde la compraste la tenían protegida del sol bajo una malla sombra o algo similar, es importante que no la expongas a esta cantidad de sol inmediatamente, sino que le permitas irse aclimatando progresivamente, poco a poco hasta que se acostumbre.

Una vez que esté adaptada a estar en sol directo por varias horas, puedes exponerla la cantidad normal de horas. Incluso no tiene problemas con el sol directo de mediodía en climas fríos o templados.

Sin embargo, como cada espacio y condiciones de luz y temperatura son distintos, es importante poner atención en estos tres puntos incluso por encima de lo mencionado anteriormente:

  • Cuando sus hojas tengan un tono verde poco saturado claro significa que le falta más exposición al sol, ya que su color en estado normal es un verde más intenso.
  • Además, si notas que entre cada fila de hojas comienzan a separarse mucho y sus rosetas se empieza a alargar, también será una señal de que necesitan más sol.
  • Si sus hojas comienzan a presentar quemaduras (manchas negras) o se ven arrugadas a pesar de que han tenido un buen riego, significa que hay un exceso de sol y lo más recomendable será disminuir un poco la cantidad de horas de exposición.
Banner para newsletter

Riego

En cuanto al riego, aunque la Crassula Muscosa retiene una cantidad considerable de agua como la mayoría de las suculentas,tampoco retiene tanto como otras especies con hojas más gruesas. Por esto necesita una frecuenta de riego ligeramente mayor.

Adicionalmente, por el hecho de que sus hojas no sean gruesas, es una especie con muy poca tolerancia al exceso de humedad. Por lo tanto, hay que tener mucha precaución con el riego de esta suculenta para evitar ahogarla y termine pudriéndose.

Siempre debes esperar a que el sustrato esté completamente seco antes de volver a regarla. Nunca la riegues cuando el sustrato todavía está húmedo porque pudiera comenzar a pudrirse o sufrir daños irreversibles.

Como un estándar para lugares sin climas extremos, una rutina de riego normal para la Crassula Muscosa sería cada 7-8 días durante la primavera y verano, y cada 3-4 semanas durante el invierno.

Sin embargo, siempre es importante revisar la humedad en el sustrato por encima de cualquier rutina. Si el sustrato llegara a estar completamente seco antes, será momento de regarlo.

Si quieres intensificar el color cobre de sus bordes, puedes dejarla pasar un poco de sed, pero sin dejar que se deshidrate. Por ejemplo, si normalmente la riegas cada 7 días, puedes esperar un par de días más entre cada riego y esto hará que intensifique su color progresivamente. A este proceso se le llama “estresar” la planta.

Cordon de San Jose en maceta naranja con piedras
Foto por @succulentselfies

Sustrato

La Crassula Muscosa, como la mayoría de las suculentas, se adapta relativamente bien a cualquier sustrato siempre que tenga un buen drenaje que evite encharcamientos.

El sustrato, además de tierra, debería incluir algo más suelto o poroso como grava, piedra volcánica o corteza de árbol. Esto evitará que la planta retenga mucha agua y ayudará a que sus raíces crezcan con facilidad.

En general, el sustrato promedio debería tener las siguientes proporciones:

  • 50% de sustrato universal con humus de lombriz
  • 30% de grava, piedra volcánica, corteza de árbol o una mezcla de todos
  • 15% de turba o perlita
  • 5% de arena de río
  • Opcional: Un poco de cáscara de huevo molida y carbón activo de acuario para prevenir la formación de hongos

Por supuesto, las proporciones de cada material pueden variar dependiendo de la temperatura y humedad del lugar donde vives.

Si no te es posible conseguir todos los materiales, no pasa nada. Lo importante es siempre mantener un mayor porcentaje de materiales inorgánicos para que sea un sustrato ventilado, ligero, con drenaje rápido y no muy alto en nutrientes.

  • Orgánicos: turba, fibra de coco, humus de lombriz, composta, etc.
  • Inorgánicos: grava, piedra volcánica, perlita, vermiculita, arena, etc.

Adicionalmente, ayudará mucho tener la maceta con varios orificios para favorecer aún más el drenaje.

Temperatura

La temperatura ideal para un buen crecimiento y florecimiento de la Crassula Muscosa es entre 21 °C y 24 °C. Sin embargo, puede mantenerse en buen estado con temperaturas más altas y bajas.

Puede estar por algunos días en temperaturas cercanas a los 10 °C sin tener mayores problemas. Incluso, cuando el sustrato está seco, llega a soportar temperaturas de hasta 5 °C, pero no de forma prolongada (no más de 1 o 2 días). Si se expone a estas temperaturas por más tiempo, lo más probable es que muera rápidamente.

Crassula Muscosa en maceta blanca con una pared de madera de fondo
Foto por @plants.by.emily

Si quieres saber un poco más sobre el impacto de los climas extremos sobre las suculentas, te recomiendo echarle un vistazo a esta guía en la que te explico con más detalle este tema.

Cómo reproducir la Crassula Muscosa o Crassula Lycopodioides

La Crassula Muscosa se puede reproducir o propagar por hojas, semillas y esquejes de tallo. Sin embargo, las opción más común es reproducirla por esquejes de tallo.

Algunas personas intentan con la reproducción por hojas, sobre todo con las hojas que se caen naturalmente, pero es un proceso muy lento y con menor efectividad. Por lo regular, hay que hacer varios intentos para que al menos una reproducción sea exitosa.

Incluso hay personas que la reproducen por semillas durante primavera y verano, pero es un método que se utiliza muy poco porque es más complicado y menos efectivo que los anteriores.

A continuación, te explico cómo reproducir la Crassula Muscosa por cada uno de estos métodos:

Reproducción por hojas

Como las hojas de la Crassula Muscosa son muy pequeñas y tienen pocas reservas de agua, este método es un opción lenta y con una menor tasa de éxito. Sin embargo, sí es posible reproducir esta suculenta por hojas cuando el proceso se hace correctamente.

A continuación, te explico paso a paso cómo reproducir la Crassula Muscosa por hojas:

  1. Desprende la hoja: Debes quitar la hoja con mucho cuidado asegurándote de retirarla completa desde su base y no se quede ningún fragmento en el tallo. Lo más recomendable es que sea de las hojas de más abajo. Procura hacerlo como si la estuvieras girando – de izquierda a derecha y viceversa –, el margen de error es mucho menor que cuando simplemente la jalas con fuerza y en una sola dirección.
  2. Colócala en una maceta o recipiente: Coloca la hoja en una maceta o recipiente previamente desinfectados con alcohol. El sustrato debería tener por lo menos de 3 a 4 centímetros de profundidad. Cuando pongas la hoja, colócala boca abajo para permitir que las raíces crezcan, que puedan penetrar debajo del sustrato y evitar que el sol les dé directamente.
  3. Pon la maceta en un lugar con luz indirecta: Aunque en su estado normal (planta completa) esta suculenta no tiene problemas con el sol directo, durante la reproducción por hojas no es recomendable exponerla, sobre todo en las primeras etapas de su crecimiento.
  4. Cubre las raíces y riega el sustrato: Cuando las raíces comiencen a crecer, hay que cubrirlas con sustrato y darle a la planta los cuidados normales: buena iluminación y riego cada que el sustrato esté seco.
  5. Si reprodujiste varias, trasplanta a macetas individuales: Con el paso del tiempo, la planta crecerá más hasta desarrollar su tallo y la hoja madre terminará secándose y desprendiéndose. Una vez desprendida, si realizaste la propagación con varias hojas, será el momento de trasplantarla a una maceta individual pequeña para que continúe su crecimiento con más espacio. Si la propagaste sola, sólo retira la hoja madre para evitar plagas y continúa dándole los cuidados normales.

Nota: En caso de haber cortado mal la hoja y una parte de ella se haya quedado en el tallo, la reproducción no funcionará. Por lo tanto, deberás cortar otra hoja para reproducir y deshacerte de la que cortaste mal.

Si te interesa saber a profundidad sobre este método de reproducción, materiales más recomendables y los problemas más comunes y cómo solucionarlos, te recomiendo nuestra guía completa de cómo reproducir suculentas por hoja.

Reproducción por esquejes

En la Crassula Muscosa, como en la mayoría de las suculentas, la reproducción por esquejes de tallo es el método más efectivo.

El esqueje de tallo, al tratarse de una o varias rosetas con uno o más tallos, suele dar raíces en poco tiempo.

Sigue estos pasos para reproducir la Crassula Muscosa por esquejes de tallo:

  1. Escoge el esqueje de tallo a cortar: De preferencia elige uno que ya tenga su roseta bien formada y de buen tamaño para que el desarrollo de las raíces sea más rápido.
  2. Corta el esqueje: Una vez escogido, corta el esqueje de tallo con mucho cuidado usando un cuchillo, tijeras o cutter previamente esterilizados con alcohol. Es importante que el corte del tallo sea horizontal para facilitar el proceso de cicatrización de la herida y una vez plantado en el sustrato pueda generar raíces más rápido.
  3. Deja libre la base del tallo: Alternativamente, una vez cortado el esqueje, puedes desprender las hojas de más abajo para dejar la base del tallo libre para facilitar la generación de raíces, con 1 cm será suficiente.
  4. Deja secar la herida: Como la herida queda húmeda, es recomendable dejar secar el esqueje por 1 o 2 días hasta que se forme su callo. Déjalo en un lugar donde circule bien el aire, que no le dé el sol directo y que quede en posición vertical (colgando o sosteniéndose de algo) para favorecer el proceso de cicatrización.
  5. Pasa el esqueje a una maceta: Cuando ya esté cicatrizado el esqueje, pásalo a una maceta con sustrato y no lo riegues hasta 5 a 7 días después. Esto es para que el corte pueda seguir cicatrizando y salgan unas raíces más sanas y resistentes.

Después del primer riego, mantén la planta con los cuidados normales mencionados previamente.

Si quieres que tu nueva maceta quede más poblada, puedes plantar varios esquejes ahí mismo sin ningún problema.

Para que quede un aspecto parecido a un arbusto tupido, trata de colocar a cada esqueje muy cerca del otro. No te preocupes por que sus raíces vayan a chocar, en esta especie las raíces crecen más hacia abajo que a los lados, por lo que no se estorbaran durante su crecimiento.

Reproduccion de la Crassula Muscosa o Cordon de San Jose
Foto por @tunadunaok

Reproducción por semillas

Puedes conseguir semillas de Crassula Muscosa comprándolas en alguna tienda especializada o de forma natural con la polinización de las flores de la planta.

Los pasos a seguir para reproducir la Crassula Muscosa por semillas son:

  1. Prepara el sustrato: Debes preparar un sustrato drenante y esterilizarlo regándolo con agua hirviendo. Esto es para matar cualquier tipo de hongos o bacterias que pudieran estar ahí.
  2. Colócalo en un recipiente con tapa: Una vez que el sustrato se haya enfriado, ponlo dentro de un recipiente de preferencia transparente y que tenga tapa. Esto para simular el efecto invernadero.
  3. Mézclalo con otro elemento menos denso: Como recomendación, mezcla el sustrato con pequeñas cantidades de algún otro elemento menos denso como aserrín, fibra de coco o cáscara de arroz. Esto para que el sustrato sea un poco más suelto y ligero. De esta manera facilitamos que las raíces puedan penetrar bien y crecer sin tanto esfuerzo.
  4. Pon las semillas y riega el sustrato regularmente: Ya con el sustrato listo, debes dejar caer (no enterrar) las semillas dentro de éste. Para lograr que germinen, las debes de mantener siempre bien hidratadas y con abundante iluminación filtrada, por ejemplo, al lado de una ventana. En este proceso debes evitar tenerlas al sol directo.

Nota: Es importante que el recipiente tenga agujeros para evitar el encharcamiento y el riego se debe hacer preferentemente con un atomizador.
Además, debes dejar el sustrato con al menos unos 3 o 4 cm de profundidad para que las raíces se puedan desarrollar correctamente.

Reproduccion por semillas de suculentas

Por lo general, las semillas germinan entre 1 y 2 semanas después y quedan listas para trasplantarse después de unos 2 o 3 meses.

¿Qué te pareció la Crassula Muscosa?

Sin duda, debido a su crecimiento cubridor y aspecto de arbusto, la Crassula Muscosa es una suculenta muy atractiva y una buena opción para combinar en un terrario junto con otras suculentas, sobre todo en etapas tempranas.

Como desventaja, recuerda que es una suculenta poco tolerante al frío. Por lo que, si vives en un lugar donde la temperatura baja más de los 5 °C por periodos prolongados, lo mejor será tenerla en un invernadero o dentro de casa durante todo el invierno.

Banner para newsletter

Si te ha gustado este artículo, no dudes en compartirlo en tus redes sociales con otros amantes de las suculentas. Nos hará mucha ilusión que llegue a más personas y les ayude a saber un poco más sobre los cuidados y reproducción de la famosa Cordón de San José.

¡Un abrazo y lo mejor cuidando a tus plantas!

Recursos e imágenes:

Luis Camacho

Soy un apasionado de los viajes, el senderismo y la jardinería. En este blog quiero compartir los conocimientos que voy adquiriendo en el camino y ayudarte a sacar lo mejor de tus plantas.

También te puede interesar

  1. Virginia Parra dice:

    Gracias por toda la información; estoy iniciando en las suculentas y la Muscosa es uno de mis primeros regalos, éxitos con su página.

    1. Luis Camacho dice:

      Hola Virginia, ¡qué suertuda! Excelente regalo para iniciar en las suculentas. Muchas gracias por tu comentario y te esperamos de vuelta para que nos cuentes cómo te fue con tu Crassula Muscosa 🙂

  2. Yair dice:

    Gracias por la información, acabo de comprar esta suculenta.

    1. Luis Camacho dice:

      ¡Hola Yair! Qué bueno que te animaras a comprar esta belleza. Nos cuentas qué tal te fue con ella. ¡Saludos!

  3. Micaela dice:

    Amo esta suculenta, tengo esta sucu en una maceta y creció muchísimo, en estos días de primavera quiero cambiarla a un cartero grande para que se propague. Es hermosa.

    1. Luis Camacho dice:

      ¡Hola Micaela! También es una de mis favoritas porque es muy diferente a la mayoría de suculentas que tenemos y hace un buen contraste en el jardín. Si la maceta donde la tienes ya le está quedando chica, seguro que cuando la trasplantes sacará más hijuelos. ¡Saludos y suerte con la propagación!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir
error: Content is protected !!