Cuidados de la Gypsophila Paniculata o Planta Velo de Novia

Gypsophila Paniculata o planta velo de novia con un jardin de fondo

La Gypsophila Paniculata, también conocida como planta velo de novia, flor velo de novia o gipsófila, es una especie originalmente nativa de Europa Oriental y Asia Central e introducida posteriormente en América del Norte.

Esta planta destaca por su apariencia delicada y elegante. Sus tallos delgados se ramifican abundantemente, formando hermosos racimos de flores pequeñas y blancas, dando ese aspecto tan único que le dio su apodo de planta velo de novia.

En esta guía te aprenderás todo lo que necesitas saber sobre las características, cuidados y reproducción de la planta velo de novia.

Índice

Características principales

  • Iluminación: pleno sol
  • Altura: hasta unos 90-120 cm
  • Sustrato: drenaje rápido
  • Riego: 1 o 2 veces por semana
  • Temperatura mínima: 0 °C
  • Reproducción: por esquejes y semillas
  • Origen: Europa Oriental, Asia Central y América del Norte
  • Precio: $3-15 USD
  • Nombres comunes: planta velo de novia, flor velo de novia y gipsófila

La Gypsophila Paniculata pertenece a la familia Caryophyllaceae.

Se caracteriza por su forma de crecimiento vertical y ramificado. Sus tallos delgados se extienden hacia arriba y se ramifican abundantemente, formando una estructura en forma de arbusto compacto.

Sus hojas son pequeñas, estrechas y de color verde claro, dispuestas de manera opuesta en los tallos.

Planta velo de novia sobre una mesa frente a la cama
Foto por @villahoyhen

Es una planta con un ritmo de crecimiento moderado que llega a crecer hasta los 90-120 cm de altura.

Ahora, te cuento todos los cuidados que deberás darle a esta planta velo de novia.

Cuidados de la Gypsophila Paniculata o planta velo de novia

Iluminación

La Gypsophila Paniculata es una planta que tolera la sombra parcial, pero prefiere el sol directo para lograr un crecimiento y floración constantes, lo recomendable es un mínimo de 5 a 6 horas de exposición.

Sin embargo, como cada espacio y condiciones de luz y temperatura son distintos, siempre debes poner atención a cualquiera de estos dos indicadores que te ayudarán a detectar si necesitas hacer algún cambio:

  • Cuando sus hojas tengan un color verde opaco o empiecen a tomar tonalidades amarillentas, probablemente le falta más exposición al sol a tu planta.
  • Por otro lado, si notas que sus hojas empiezan a secarse a pesar de estarle dando un buen riego, probablemente necesitan menos exposición al sol.
  • Además, si sus hojas comienzan a presentar quemaduras (manchas negras o cafés), significa que hay un exceso de sol y lo más recomendable será disminuir un poco la cantidad de horas de exposición o protegerla en las horas de sol más intenso, que son de 12 pm a 3 pm.

Riego

En cuanto al riego, lo recomendable para la Gypsophila Paniculata es regarla 1 o 2 veces por semana durante la mayor parte del año y disminuir un poco la frecuencia en invierno, sobre todo en las semanas con las temperaturas más frías.

Por supuesto, esta frecuencia es sólo un aproximación y tendrá variaciones dependiendo de las condiciones del lugar en donde vivas.

Así que, por encima de cualquier regla, siempre asegúrate que el sustrato esté seco antes de volverla a regar. De lo contrario, el exceso de humedad pudiera ocasionarle daños graves y hasta provocar su pudrición.

Sustrato

La planta velo de novia se adapta bien a cualquier sustrato siempre que permita un drenaje rápido que evite encharcamientos, pero que a la vez pueda retener la humedad durante varios días.

Si quieres algo sencillo e ir a la segura, el sustrato para cactus es una buena opción que viene con todo lo que necesita en cantidades equilibradas. Sólo agrégale un poco de perlita o arena gruesa y listo.

Planta velo de novia en un jarron blanco sobre una cajonera multicolor
Foto por @wu9333

Ahora, si decides hacer el sustrato por tu cuenta, ten en cuenta que además de tierra, el sustrato debería incluir algo más suelto o poroso como piedra volcánica o corteza de árbol. Esto evitará que la planta retenga mucha agua y ayudará a que sus raíces crezcan con facilidad.

En general, un sustrato promedio ideal para la planta velo de novia debería tener las siguientes proporciones:

  • 1/4 parte de sustrato fértil
  • 1/4 de materia orgánica como compost o turba
  • 1/4 de perlita o vermiculita
  • 1/4 de corteza de árbol, piedra volcánica o una mezcla de ambos
  • Opcional: Un poco de cáscara de huevo molida y carbón activo de acuario para prevenir la formación de hongos

Adicionalmente, ayudará mucho tener la maceta con varios orificios para favorecer aún más el drenaje.

Maceta

Otro aspecto importante para tener en cuenta es el tamaño de la maceta. Todas las plantas del género gipsófila necesitan un espacio considerable para desarrollar sus raíces, por lo que no te recomiendo usar macetas pequeñas.

Una método sencillo para saber el tamaño correcto de la maceta es calcular 4 litros por cada 30 cm de altura de la planta.

En cuanto al material, te recomiendo macetas de barro, terracota o arcilla, ya que por su alta porosidad permiten un buen drenaje, evitando encharcamientos. Además, estos materiales protegen mejor las raíces frente a condiciones climáticas adversas como heladas o sol intenso con altas temperaturas.

Temperatura

La temperatura ideal para que la planta velo de novia mantenga un crecimiento sano y floración constante es entre 20 °C y 25 °C. Sin embargo, se adapta bien a temperaturas más altas y bajas.

Con respecto a su tolerancia al frío, puede estar por algunos días en temperaturas cercanas a los 5 °C sin tener mayores problemas.

Incluso, cuando el sustrato está seco y se adaptó bien al lugar, llega a soportar temperaturas de hasta 0 °C, pero no por periodos muy prolongados.

Gypsophila Paniculata acomodada en un ramo con una tira colgante
Foto por @wieseblumen.hk

Si se expone a estas temperaturas por más tiempo, pudiera sufrir daños irreversibles. Por lo tanto, si vives en un lugar con temperaturas por debajo de los 0 °C, lo más recomendable será ponerla en un invernadero o dentro de casa.

Plagas

Aunque la Gypsophila Paniculata es una planta resistente a las plagas, ocasionalmente puede verse atacada por pulgones – sobre todo cuando tiene abundante floración – y otros insectos chupadores como la cochinilla algodonosa.

Para evitar que estas y otras plagas ataquen a tu planta, puedes usar insecticidas orgánicos como el aceite de neem o jabón potásico, aplicándolos una vez cada 10 o 15 días. Si prefieres utilizar insecticidas químicos, lo recomendable es aplicarlos una vez al mes.

Otra recomendación importante es mantener la planta sana y con los nutrientes necesarios para que así las plagas se vean menos atraídas hacia ésta.

Cómo reproducir la Gypsophila Paniculata o planta velo de novia

Como la mayoría de sus parientes cercanos, la planta velo de novia se puede reproducir o propagar por esquejes y semillas.

El método por esquejes es el más rápido, pero cualquiera de los dos es efectivo cuando se sigue el proceso correctamente.

A continuación, te explico cómo reproducir esta planta por cada uno de estos métodos:

Reproducción por semillas

Puedes conseguir semillas de Gypsophila Paniculata comprándolas en alguna tienda especializada o de forma natural con la polinización de las flores de la planta.

Los pasos a seguir para reproducir la planta velo de novia por semillas son:

  1. Prepara el sustrato: Debes preparar un sustrato drenante y esterilizarlo regándolo con agua hirviendo. Esto es para matar cualquier tipo de hongos o bacterias que pudieran estar ahí.
  2. Colócalo en un recipiente con tapa: Una vez que el sustrato se haya enfriado, ponlo dentro de un recipiente de preferencia transparente y que tenga tapa. Esto para simular el efecto invernadero.
  3. Mézclalo con otro elemento menos denso: Como recomendación, mezcla el sustrato con pequeñas cantidades de algún otro elemento menos denso como aserrín, fibra de coco o cáscara de arroz. Esto para que el sustrato sea un poco más suelto y ligero. De esta manera facilitamos que las raíces puedan penetrar bien y crecer sin tanto esfuerzo.
  4. Pon las semillas y riega el sustrato regularmente: Ya con el sustrato listo, debes dejar caer (no enterrar) las semillas dentro de éste. Para lograr que germinen, las debes de mantener siempre bien hidratadas y con abundante iluminación filtrada, por ejemplo, al lado de una ventana. En este proceso debes evitar tenerlas al sol directo.

Nota: Es importante usar un recipiente con agujeros para evitar el encharcamiento y el riego se debe hacer preferentemente con un atomizador.
Además, debes dejar el sustrato con al menos unos 3 o 4 cm de profundidad para que las raíces se puedan desarrollar correctamente.

Por lo general, las semillas germinan entre 1 y 2 semanas después y quedan listas para trasplantarse después de unos 2 o 3 meses.

Gypsophila Paniculata sobre una mesa de madera al lado de una vela
Foto por @koti3a

Trasplántalas a macetas más grandes y ve aumentando el tamaño conforme las pequeñas plantas vayan creciendo.

Reproducción por esquejes

En la Gypsophila Paniculata, como en la mayoría de las plantas de su familia, la reproducción por esquejes de tallo es el método controlado más efectivo.

El esqueje de tallo, al tratarse de un grupo de hojas brotando de una o varias ramificaciones de tallo, suele dar raíces en poco tiempo.

Sigue estos pasos para reproducir la planta velo de novia por esquejes de tallo:

  1. Escoge los tallos: De preferencia elige tallos sanos, que estén bien formado y de buen tamaño (7 a 13 cm) para que el desarrollo de las raíces sea más rápido.
  2. Corta los esquejes: Una vez escogidos, corta los esquejes de tallo con mucho cuidado usando un cuchillo, tijeras o cutter previamente esterilizados con alcohol. Es importante que el corte del tallo sea horizontal para facilitar el proceso de cicatrización de la herida y una vez plantado en el sustrato pueda generar raíces más rápido.
  3. Aplica hormona de enraizamiento: Alternativamente, para estimular el crecimiento de raíces en los tallos, puedes sumergirlos en un recipiente con hormona de enraizamiento.
  4. Planta los esquejes a una maceta: Coloca los esquejes en una maceta con sustrato y no lo riegues hasta 5 a 7 días después. Esto es para que el corte pueda seguir cicatrizando y salgan unas raíces más sanas y resistentes.
  5. Trasplanta a macetas individuales: Después de unos 4 o 5 semanas, revisa el avance de los tallos, y aquellos que hayan enraizado los puedes trasplantar a macetas individuales.

Después del primer riego, mantén cada nueva planta con los cuidados normales mencionados previamente.

¿Qué te pareció la planta velo de novia?

Como viste, la Gypsophila Paniculata es una planta de fácil cuidado que no da mayores problemas. Si la expones a la cantidad de sol suficiente y le das los cuidados adecuados, se mantendrá sana y en constante crecimiento sin requerir mayor atención.

Además, con sus racimos de flores blancas y su capacidad para llenar de volumen, es una planta encantadora que agrega un toque romántico y estético a cualquier jardín o arreglo floral.

Banner para newsletter

Si te ha gustado este artículo, no dudes en compartirlo en tus redes sociales con otros amantes de las suculentas. Nos hará mucha ilusión que llegue a más personas y les ayude a saber un poco más sobre los cuidados y reproducción de la Gypsophila Paniculata, la famosa planta velo de novia.

¡Un abrazo y lo mejor cuidando a tus plantas!

Recursos e imágenes:

Luis Camacho

Soy un apasionado de los viajes, el senderismo y la jardinería. En este blog quiero compartir los conocimientos que voy adquiriendo en el camino y ayudarte a sacar lo mejor de tus plantas.

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir
error: Content is protected !!