Echeveria Secunda o Conchita: Tips, Cuidados y Reproducción

Echeveria Secunda o suculenta conchita

La suculenta Echeveria Secunda, también conocida como tememetla, echeveria conchita o suculenta conchita, es una especie originaria de México, principalmente en los estados del centro como Hidalgo, Puebla, Morelos y Ciudad de México.

Destaca por su buena tolerancia al frío, siendo una de las más resistentes de todo el género de las echeverias. Además, también es muy famosa por la gran simetría de su roseta, lo que la ha convertido en una de las echeverias más atractivas y deseadas por los coleccionistas.

En esta guía aprenderás todo lo que debes saber sobre las características, cuidados y reproducción de la Echeveria Secunda.

Índice

Características principales

  • Iluminación: pleno sol
  • Altura: crece hasta 15 cm de alto y 10-15 cm de ancho
  • Sustrato: drenaje rápido
  • Riego: normal
  • Temperatura mínima: -8 °C
  • Reproducción: por hojas, semillas, retoños
  • Origen: México (Hidalgo, Puebla, Morelos y CDMX)
  • Nombres comunes: echeveria conchita, suculenta conchita o tememetla

La Echeveria Secunda es parte de la familia de las crasuláceas. Crece en forma de roseta con hojas gruesas y carnosas como la mayoría de las echeverias.

Si se cultiva en un lugar con buena iluminación, la Echeveria Secunda crece con hojas de color verde azulado con orientación hacia arriba, simulando la forma de las rosas comunes. Cuando se cultiva mayormente en semisombra, consigue un tono un poco verdoso con muy pocas o nulas tonalidades azules.

Echeveria Secunda adulta en maceta naranja
Foto por @dexing.q

Es una suculenta chica pues su roseta llega a crecer hasta 15 cm de alto y 10-15 cm de ancho.

Durante la primavera y verano, produce flores de color amarillo con la base de tonalidades rojizas y una forma acampanada. Las flores brotan de tallos de hasta 30 cm que se extienden desde la roseta.

Cuidados de la Echeveria Secunda

Iluminación

La Echeveria Secunda es una suculenta que debe cultivarse en sol directo pues necesita de buena iluminación para tener un crecimiento sano y constante.

Se recomienda una exposición de al menos 5 a 7 horas de sol directo al día, aunque puede exponerse durante todo el día y no habrá problema, es una suculenta que soporta bastante bien la exposición al sol.

No olvides que si en el vivero donde la compraste recibía luz filtrada bajo una malla sombra o algo similar, es importante que, cuando la pongas en tu casa, no la expongas a la cantidad de horas recomendada previamente. Debes permitirle aclimatarse progresivamente, poco a poco hasta que se acostumbre.

Una vez que esté adaptada al sol directo por varias horas, puedes exponerla la cantidad normal de horas.

Banner para newsletter

Sin embargo, como cada espacio, condiciones de luz y temperatura son distintos dependiendo de tu casa y la ciudad en la que vivas, es importante poner atención en estos tres puntos incluso por encima de lo mencionado anteriormente:

  • Cuando sus hojas vayan perdiendo esa tonalidad verde azulado o se pongan de un color muy verdoso, lo más probable es que le falta más exposición al sol, ya que su color en estado normal, aunque tiene algunos verdes degradados, también tiene varias tonalidades azules.
  • Además, si notas que entre cada fila de hojas comienzan a separarse mucho y la roseta se empieza a alargar, también será una señal de que necesitan más sol.
  • Si sus hojas comienzan a presentar quemaduras (manchas negras) o se ven arrugadas a pesar de que han tenido un buen riego, significa que hay un exceso de sol y lo más recomendable será disminuir un poco la cantidad de horas de exposición.

Riego

Como retiene una cantidad considerable de agua en sus hojas debido a su grosor, la Echeveria Secunda no es una planta que deba regarse demasiado. La frecuencia de riego recomendada para esta suculenta es la siguiente:

  • Cada 7 a 9 días en primavera y verano
  • Cada 10 a 15 días en otoño
  • Cada 20 a 30 días en invierno

Estos números pueden variar dependiendo de las condiciones del lugar en donde vivas. La única regla que nunca falla es esperar a que el sustrato esté completamente seco antes de volver a regar la planta. Nunca la riegues cuando el sustrato todavía está húmedo porque esto pudiera causarle daños graves y provocar que se pudra.

La diferencia en la frecuencia durante el invierno se debe a que, por las bajas temperaturas, el agua se evapora más lento que en las otras estaciones.

Además, el frío puede hacer que la suculenta reduzca sus raíces, necesitando así menos cantidad de agua para sobrevivir.

Por último, no olvides que el riego se debe realizar sobre el sustrato y nunca sobre sus hojas, ya que esto podría provocar hongos en la planta.

Sustrato

La Echeveria Secunda se puede cultivar tanto en macetas como en suelo de jardín.

Si decides plantarla en el suelo, te recomiendo que sea sobre algún pequeño jardín de crasas o suculentas. Este, al ser una estructura con cierta elevación sobre el nivel del suelo, permiten un mejor escurrimiento del agua, algo muy importante sobre todo durante los temporales de lluvia.

Echeveria Secunda plantada en suelo
Foto por @minha.jardineira

Si prefieres cultivarla en maceta, la Echeveria Secunda prefiere el sustrato común para la mayoría de las suculentas que permite un drenaje rápido y evita encharcamientos.

El sustrato, además de tierra, debería incluir algo más suelto o poroso como grava, piedra volcánica o corteza de árbol. Esto evitará que la planta retenga mucha agua y ayudará a que sus raíces crezcan con facilidad.

En general, el sustrato promedio para la gran mayoría de las suculentas debería tener las siguientes proporciones:

  • 50% de sustrato universal con humus de lombriz
  • 30% de grava, piedra volcánica, corteza de árbol o una mezcla de todos
  • 15% de turba o perlita
  • 5% de arena de río
  • Opcional: Un poco de cáscara de huevo molida y carbón activo de acuario para prevenir la formación de hongos

Por supuesto, las proporciones de cada material pueden variar dependiendo de la temperatura y humedad del lugar donde vives.

Si no te es posible conseguir todos los materiales, no pasa nada. Lo importante es siempre mantener un mayor porcentaje de materiales inorgánicos para que sea un sustrato ventilado, ligero, con drenaje rápido y no muy alto en nutrientes.

  • Orgánicos: turba, fibra de coco, humus de lombriz, composta, etc.
  • Inorgánicos: grava, piedra volcánica, perlita, vermiculita, arena, etc.

Adicionalmente, ayudará mucho tener la maceta con varios orificios para favorecer aún más el drenaje.

Nota: El sustrato es un tema que puede variar dependiendo de tu ubicación, por lo que no es una ciencia exacta sino algo experimental. Las recomendaciones anteriores son un estándar de lo que le pudiera servir a la mayoría, pero siempre escoge lo que veas que mejor les resulta a tus suculentas. Esto dependerá de muchos factores como la humedad, temperatura, iluminación, entre otros.

Temperatura

La temperatura ideal para un constante crecimiento y florecimiento de la Echeveria Secunda es entre los 15 °C y los 23 °C. Sin embargo, puede mantenerse en buen estado con temperaturas fuera de este rango.

Con respecto al frío, es una suculenta que resiste muy bien las heladas fuertes y no tiene mayores problemas con temperaturas bajo cero. Puede estar varios días en temperaturas cercanas a los -2 °C sin dañarse. Incluso puede soportar bajas de hasta -8 °C cuando el sustrato está seco, pero no por mucho tiempo (máximo 1 o 2 días).

Si vives en un lugar con temperaturas más bajas que sean constantes durante el invierno, lo más recomendable será ponerla en un invernadero o dentro de casa.

Plagas

Como es común tanto en suculentas como en otras plantas, estas pueden ser atacadas por distintas plagas e insectos que varían dependiendo de las condiciones climáticas y el tipo de suculenta.

Las plagas más comunes que atacan a la Echeveria Secunda son los nematodos, caracoles, el pulgón – sobre todo durante su etapa de floración – y la cochinilla algodonosa, que por lo regular se aloja en la base de sus hojas o en las intersecciones entre estas.

Para evitar los ataques de estas plagas puedes utilizar insecticidas orgánicos como el aceite de neem o jabón potásico, aplicándolos en la suculenta cada 10 a 15 días. Si prefieres utilizar insecticidas químicos, lo recomendable es aplicarlos una vez al mes.

Suculenta conchita de varios colores
Foto por @amors_uculento

También es importante mantener la planta sana y con los nutrientes necesarios para que las plagas se vean menos atraídas hacia ésta.

Abonado

Aunque no es necesario hacerlo, puedes abonar tu Echeveria Secunda para aportarle más nutrientes y mejorar la calidad del sustrato.

Te recomiendo utilizar materiales orgánicos para este propósito y seguir un calendario anual similar al siguiente:

  • A finales del invierno: cáscara de huevo
  • Durante la primavera: cáscara de plátano o papa
  • Mediados del verano: fertilizante de humus de lombriz
  • Resto del año: dejar descansar a tu suculenta sin ningún abono o fertilizante

Otra opción es comprar fertilizantes para cactus y suculentas en tiendas especializadas de jardinería. Estos deberás aplicarlos una vez al mes.

Si quieres aprender más sobre este tema, te recomiendo echarle un vistazo a nuestra guía de fertilizantes para suculentas donde lo explicamos con más detalle.

Cómo reproducir la Echeveria Secunda

La Echeveria Secunda se puede reproducir o propagar por medio de hojas, retoños y semillas. La opción más común y efectiva es la reproducción por retoños o separación de hijuelos, aunque esta ocurre de manera natural y no la puedes controlar más allá de cuidar bien a tu suculenta.

Hay personas que la reproducen por hojas e incluso por semillas, pero estos son métodos más lentos y con una tasa de éxito más baja.

A continuación, te explico cómo reproducir esta suculenta por cada uno de estos métodos:

Reproducción por hojas

Aunque es un método poco común en la Echeveria Secunda y además toma mucho tiempo, esta suculenta se puede reproducir por hojas con las condiciones adecuadas y si el método se realiza correctamente.

A continuación, te explico paso a paso cómo reproducir esta suculenta por hojas:

  1. Desprende la hoja: Debes quitar la hoja con mucho cuidado asegurándote de retirarla completa desde su base y no se quede ningún fragmento en el tallo. Lo más recomendable es que sea de las hojas de más abajo.  Procura hacerlo como si la estuvieras girando – de izquierda a derecha y viceversa –, el margen de error es mucho menor que cuando simplemente la jalas con fuerza y en una sola dirección.
  2. Colócala en una maceta o recipiente: Coloca la hoja en una maceta o recipiente previamente desinfectados con alcohol. El sustrato debería tener por lo menos 4 centímetros de profundidad. Cuando pongas la hoja, colócala boca abajo para permitir que las raíces crezcan, que puedan penetrar debajo del sustrato y evitar que el sol les dé directamente. Otra opción es enterrar ligeramente la hoja en el sustrato. Si lo haces de esta forma, te evitarías la parte de cubrir las raíces en el paso 4.
  3. Pon la maceta en un lugar con luz indirecta: Aunque en su estado normal esta suculenta no tiene problemas con el sol directo, cuando estás reproduciéndola por hojas no es recomendable exponerla, sobre todo en las primeras etapas de su crecimiento.
  4. Cubre las raíces y riega el sustrato: Cuando las raíces comiencen a crecer, hay que cubrirlas con sustrato y darle a la planta los cuidados normales: buena iluminación y riego cada que el sustrato esté seco.
  5. Si reprodujiste varias, trasplanta a macetas individuales: Con el paso del tiempo, la planta crecerá más hasta tener tallo y la hoja madre se secará completamente y se desprenderá. Una vez desprendida, si realizaste la propagación con varias hojas, será el momento de trasplantarla a una maceta individual pequeña para que continúe su crecimiento con más espacio. Si la propagaste sola, sólo retira la hoja madre para evitar plagas y continúa dándole los cuidados normales.

Nota: En caso de haber cortado mal la hoja y una parte de ella se haya quedado en el tallo, la reproducción no funcionará. Por lo tanto, deberás cortar otra hoja para reproducir y deshacerte de la que cortaste mal.

Reproduccion por hojas de la Echeveria Secunda
Foto por @jardimderaquel

Reproducción por retoños o hijuelos

Cuando tiene las condiciones y cuidados adecuados, la Echeveria Secunda produce retoños o hijuelos. Estos son pequeñas plantas completas que crecen en la base de la planta principal o planta madre.

Sigue estos pasos para reproducir esta echeveria conchita por separación de retoños o hijuelos:

  1. Escoge los hijuelos: Procura elegir los hijuelos más maduros, que incluso ya tengan algunas raíces en el tallo. Estos hijuelos son los que podrás desprender más fácilmente y crecerán más rápido.
  2. Retira los hijuelos: Retíralos de la planta madre con mucho cuidado ayudándote de unas tijeras o cúter previamente desinfectados. Algunos hijuelos se desprenderán con sólo girarlos suavemente. En cualquier caso, siempre ten cuidado de no dañar las raíces.
  3. Siembra los hijuelos: Siémbralos en una maceta pequeña con sustrato universal para suculentas, una maceta para cada hijuelo. Para la mezcla de tu sustrato recuerda seguir las recomendaciones mencionadas anteriormente.
  4. Riega el sustrato: Debes regar el sustrato generosamente y esperar hasta que esté completamente seco para volver a regar. Algunas personas recomiendan regar con un atomizador durante las primeras 2 o 3 semanas, sobre todo en los hijuelos que no tengan raíces.
Reproduccion por hijuelos de la Echeveria Secunda
Foto por @cultiveoamor20

La temporada ideal para trasplantar los hijuelos es durante la primavera porque es cuando crecen y se reproducen más rápido. Sin embargo, no es una regla ni significa que no puedas hacerlo en otra época, simplemente crecerán más lento.

Este método, al tratarse de pequeñas plantas completas, es muy efectivo y permite que la planta se adapte a su nuevo hogar rápidamente.

Reproducción por semillas

Este es el método más lento y menos común de todos, pero también se puede utilizar para reproducir esta suculenta.

Puedes conseguir semillas de Echeveria Secunda comprándolas por internet, en alguna tienda especializada de tu ciudad o de forma natural con la polinización de las flores de la planta.

Los pasos a seguir para reproducir esta suculenta conchita por semillas son:

  1. Prepara el sustrato: Debes preparar un sustrato drenante y esterilizarlo regándolo con agua hirviendo. Esto es para matar cualquier tipo de hongos o bacterias que pudieran estar ahí.
  2. Colócalo en un recipiente con tapa: Una vez que el sustrato se haya enfriado, ponlo dentro de un recipiente de preferencia transparente y que tenga tapa. Esto para simular el efecto invernadero.
  3. Mézclalo con otro elemento menos denso: Como recomendación, mezcla el sustrato con pequeñas cantidades de algún otro elemento menos denso como aserrín, fibra de coco o cáscara de arroz. Esto para que el sustrato sea un poco más suelto y ligero. De esta manera facilitamos que las raíces puedan penetrar bien y crecer sin tanto esfuerzo.
  4. Pon las semillas y riega el sustrato regularmente: Ya con el sustrato listo, debes dejar caer (no enterrar) las semillas dentro de éste. Para lograr que germinen, las debes de mantener siempre bien hidratadas y con abundante iluminación filtrada, por ejemplo, al lado de una ventana. En este proceso debes evitar tenerlas al sol directo.

Nota: Es importante que el recipiente tenga agujeros para evitar el encharcamiento y al regar se debe hacer con un atomizador preferentemente.
Además, debes dejar el sustrato con al menos unos 3 o 4 cm de profundidad para que las raíces se puedan desarrollar correctamente.

Por lo general, las semillas germinan entre 1 y 2 semanas después y quedan listas para trasplantarse después de unos 2 o 3 meses.

¿Qué te pareció la Echeveria Secunda?

Sin duda, la Echeveria Secunda es una de las más bonitas de su género, tanto por el color de sus hojas como por la simetría de su roseta.

Además, tiene una muy buena resistencia al frío, una característica poco común en este tipo de plantas. Esto la convierte una excelente opción para aquellas personas que vivan en lugares con este tipo de climas y que normalmente no pueden cultivar suculentas.

Banner para newsletter

Si te ha gustado este artículo, no dudes en compartirlo en tus redes sociales con otros amantes de las suculentas. Nos hará mucha ilusión que llegue a más personas y les ayude a saber un poco más sobre los cuidados y reproducción de la famosa suculenta conchita o tememetla.

¡Un abrazo y lo mejor cuidando a tus plantas!

Recursos e imágenes:

Luis Camacho

Soy un apasionado de los viajes, el senderismo y la jardinería. En este blog quiero compartir los conocimientos que voy adquiriendo en el camino y ayudarte a sacar lo mejor de tus plantas.

También te puede interesar

  1. Ana dice:

    Hola, me encantado el artículo, claro y conciso. Pero me queda una duda, me he comprado una suculenta echevería hace unos 20 días. ¿Cuánto suelen tardar en sacar tronco con más rosetas?, he oído que años, ¿Es cierto?.
    Gracias

    1. Luis Camacho dice:

      Hola Ana, gracias por tu comentario, qué gusto que te haya sido útil. La velocidad con la que las echeverias y otras suculentas generan nuevas rosetas depende de muchos factores como la temperatura, iluminación, sustrato, entre otros. Por ejemplo, es más probable que genere nuevas rosetas en primavera o verano que durante el invierno. De tu lado, lo mejor que puedes hacer es darle los cuidados adecuados y esperar a que poco a poco vaya generando nuevos hijuelos. No hay un tiempo exacto que aplique para todas pero sí puede llegar a tomar desde unos pocos meses hasta un año o más dependiendo de la especie.

  2. Salvador Gama dice:

    Son hermosas las suculentas y qué gran variedad. ¡Ay, me encantan!

    1. Luis Camacho dice:

      Y una vez que empiezas ya no puedes parar, cada vez quieres más jaja. ¡Saludos Salvador!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir
error: Content is protected !!