Cotyledon Pendens: Cuidados, Curiosidades y Reproducción

Cotyledon Pendens suculenta colgante

La suculenta Cotyledon Pendens también conocida como cadena de lágrimas o arvejas, es una especie originaria de Sudáfrica, principalmente en los acantilados a lo largo del río Bashe, en la provincia de Cabo Oriental (Eastern Cape).

Destaca por ser una especie fácil de cuidar, ideal para quienes recién comienzan en el mundo de las suculentas. Además, se volvió popular por ser una de las suculentas colgantes favoritas tanto por la forma de sus hojas como por sus colores brillantes.

En esta guía aprenderás todo lo que necesitas saber sobre las características, cuidados y reproducción de esta suculenta cadena de lágrimas.

Índice

Características principales

  • Iluminación: semisombra a pleno sol
  • Tamaño: tallos de hasta 60 cm de largo
  • Sustrato: drenaje rápido
  • Riego: normal
  • Temperatura mínima: -1 °C
  • Reproducción: semillas, retoños, esquejes y hojas
  • Origen: Sudáfrica (Cabo Oriental)
  • Nombres comunes: cadena de lágrimas, arvejas

La Cotyledon Pendens es parte de la familia de las crasuláceas. Crece en forma alargada con tallos y hojas redondeadas de entre 18–25 mm de largo y 10–15 mm de ancho. Las hojas crecen en pares opuestos de color verde, con puntas puntiagudas de color rojo oscuro.

Durante la primavera y verano, suele producir flores en forma de pequeñas campanas de color naranja o rojo y miden unos 8–18 mm de largo y 2 mm de diámetro. Esta especie cambia su color con la exposición al sol directo y pasa de un verde oscuro a un verde blanquecino (pruina).

Cotyledon Pendens poblada en una maceta gris
Foto por @tanikutsubo

Dato curioso: Muchas personas suelen confundir la Cotyledon Pendens con la Senecio Rosario debido a su forma y tonalidades verdes tan parecidas. Sin embargo, una forma muy fácil de diferenciarlas es por los extremos puntiagudos de la Cotyledon Pendens así como sus tonalidades rojizas que la Senecio Rosario no tiene.

Cuidados de la Cotyledon Pendens

Iluminación

Aunque no necesariamente debe estar expuestas al sol directo para poder mantenerse saludable, entre mayor cantidad de sol directo reciba sus hojas se pondrán más lindas.

La Cotyledon Pendens necesita en promedio de 6 a 8 horas al día de sol directo o indirecto, sobre todo del sol de la mañana y cercano al atardecer que le va muy bien. Es recomendable protegerla del sol de mediodía para evitar quemaduras.

Siempre recuerda que si en el vivero donde la compraste la tenían protegida del sol bajo una malla sombra o algo similar, es importante que no la expongas a esta cantidad de sol inmediatamente, sino que le permitas irse aclimatando poco a poco hasta que se acostumbre.

Una vez que esté adaptada a estar en sol directo por varias horas, puedes exponerla la cantidad normal de horas.

Sin embargo, como cada espacio y condiciones de luz y temperatura son distintos, es importante poner atención en estos dos puntos incluso por encima de lo mencionado anteriormente:

  • Cuando sus hojas tengan un tono verde más oscurosignifica que le falta más exposición al sol, ya que su color en estado normal debería ser un verde más claro o grisáceo.
  • También cuando notes que entre cada hoja y fila de hojas se empiezan a separar mucho y la roseta se empieza a alargar, también será una señal de que necesita más sol y está empezando a etiolarse.
Cotyledon Pendens bajo el sol en un jardin
Foto por @succulent.art.nz

Riego

En cuanto al riego, al tener unas hojas tan gorditas, la Cotyledon Pendens es una suculenta que retiene mucha agua en sus hojas, almacenando una cantidad considerable de agua.

Por esto y porque tiene muy poca resistencia a la humedad, hay que tener mucha precaución con el riego de esta suculenta para evitar ahogarla y se llegue a pudrir.

Siempre debes esperar a que el sustrato esté completamente seco antes de volver a regarla, apóyate de la técnica del palillo que es la que nunca falla para asegurarse de que el sustrato no esté húmedo.

Nota: Si la planta llegara a sufrir pudrición por exceso de riego o varios días bajo la lluvia, sus hojas comenzarán a caerse hasta quedar sólo los tallos.
En este caso, y siempre que las raíces no se hayan podrido también, no des por muerta a tu planta. Simplemente cámbiala a un sustrato seco y dale tiempo, dale un riego adecuado y muy probablemente vuelvan a brotar hojas y la planta vuelva a crecer.

Sustrato

La Cotyledon Pendens se adapta muy bien a cualquier tipo de sustrato siempre que tenga un buen drenaje para evitar el exceso de humedad.

Esto porque como ya vimos, es una suculenta con poca resistencia a la humedad y la pudrición por ahogamiento es un problema muy común debido a la cantidad de agua que retiene en sus hojas y tallo.

El sustrato ideal para esta suculenta, además de tierra, debería incluir algo más suelto o poroso como grava, piedra volcánica o corteza de árbol. Esto evitará que la planta retenga mucha agua y ayudará a que sus raíces crezcan con facilidad.

En general, el sustrato promedio ideal para suculentas tiene las siguientes proporciones:

  • 50% de sustrato universal con humus de lombriz
  • 30% de grava, piedra volcánica, corteza de árbol o una mezcla de todos
  • 15% de turba o perlita
  • 5% de arena de río
  • Opcional: Un poco de cáscara de huevo molida y carbón activo de acuario para prevenir la formación de hongos

Por supuesto, las proporciones de cada material pueden variar dependiendo de la temperatura y humedad del lugar donde vives.

Además, si no te es posible conseguir todos los materiales, no pasa nada. Lo importante es siempre mantener un mayor porcentaje de materiales inorgánicos para que sea un sustrato ventilado, ligero, con drenaje rápido y no muy alto en nutrientes.

  • Orgánicos: turba, fibra de coco, humus de lombriz, composta, etc.
  • Inorgánicos: grava, piedra volcánica, perlita, vermiculita, arena, etc.

Por último, es importante tener la maceta con varios orificios para favorecer aún más el drenaje y el exceso de agua escurra rápidamente.

Cotyledon Pendens en maceta marron
Foto por @therustycactusca

Temperatura

La temperatura ideal para un buen crecimiento y florecimiento de la Cotyledon Pendens es entre los 20 y 30 °C. Por supuesto, puede mantenerse sin problemas en temperaturas más altas y bajas.

Las temperaturas más frías de otoño e invierno suelen hacer que los colores de su follaje se vuelvan más intensos y las temperaturas más cálidas de la primavera y verano ayudan más en su crecimiento y propagación.

Puede estar por algunos días en temperaturas cercanas a los 5 °C sin tener mayores problemas. Incluso llega a soportar temperaturas de hasta -1 °C, pero no de forma prolongada (no más de 1 o 2 días). Si se expone a estas temperaturas por más tiempo, puede sufrir daños graves e incluso morir.

Cómo reproducir la Cotyledon Pendens

La Cotyledon Pendens se puede reproducir o propagar por medio de esquejes, retoños y semillas.

Las opciones más comunes son la reproducción por esquejes y por retoños o hijuelos, aunque esta última ocurre de manera natural y no se puede controlar más allá de cuidar bien a tu suculenta.

Incluso hay personas que la reproducen por semillas, pero es un método que se utiliza muy poco porque es más complicado y toma mucho más tiempo que los dos anteriores.

Banner para newsletter

A continuación, te explico como reproducir la Cotyledon Pendens por cada uno de estos métodos.

Reproducción por retoños

Cuando tiene los cuidados y condiciones adecuadas, la Cotyledon Pendens produce retoños ocasionalmente. Estos son pequeñas plantas completas que crecen en la base de la planta principal o planta madre.

Para reproducir la Cotyledon Pendens por retoños sigue estos pasos:

  1. Escoge los retoños: Procura elegir los retoños más maduros, que incluso ya tengan algunas raíces en el tallo, ya que son los que podrás desprender más fácilmente y crecerán más rápido.
  2. Retira los retoños: Retíralos de la planta madre con mucho cuidado usando tijeras o cúter previamente desinfectados. Algunos retoños se podrán desprender con sólo girarlos suavemente. En cualquier caso, siempre ten cuidado de no dañar las raíces.
  3. Siembra los retoños: Siémbralos en una maceta pequeña con sustrato universal para suculentas, una maceta para cada retoño. Para la mezcla de tu sustrato, recuerda seguir las recomendaciones mencionadas anteriormente.
  4. Riega el sustrato: Debes regar el sustrato generosamente y esperar hasta que esté completamente seco para volver a regar. Algunas personas recomiendan regar con un atomizador durante las primeras 2 o 3 semanas, sobre todo en los retoños que no tengan raíces.

La temporada ideal para trasplantar los retoños es durante el invierno porque es cuando crecen y se reproducen más rápido. Sin embargo, no es una regla ni significa que no puedas hacerlo en otra época, simplemente crecerán más lento.

Este método, al tratarse de pequeñas plantas completas, es más rápido y efectivo que los otros métodos.

Reproducción por esquejes

En la Cotyledon Pendens, como en la mayoría de las suculentas, la reproducción por esquejes de tallo es el método controlado más efectivo. Esto sin contar la reproducción por retoños que, como ya vimos, es un proceso natural.

El esqueje de tallo, al tratarse de un grupo de hojas brotando de una o varias ramificaciones de tallo, suele dar raíces en poco tiempo.

Sigue estos pasos para reproducir la Cotyledon Pendens por esquejes de tallo:

  1. Escoge el esqueje de tallo a cortar: De preferencia elige uno que ya tenga su roseta bien formada y de buen tamaño para que el desarrollo de las raíces sea más rápido.
  2. Corta el esqueje: Una vez escogido, corta el esqueje de tallo con mucho cuidado usando un cuchillo, tijeras o cutter previamente esterilizados con alcohol. Es importante que el corte del tallo sea horizontal para facilitar el proceso de cicatrización de la herida y una vez plantado en el sustrato pueda generar raíces más rápido.
  3. Deja libre la base del tallo: Una vez cortado el esqueje, debes desprender las hojas de más abajo para dejar la base del tallo libre para facilitar la generación de raíces, con 1 o 2 cm será suficiente.
  4. Deja secar la herida: Como la herida queda húmeda, es recomendable dejar secar el esqueje por 1 o 2 días hasta que se forme su callo. Déjalo en un lugar donde circule bien el aire, que no le dé el sol directo y que quede en posición vertical (colgando o sosteniéndose de algo) para favorecer el proceso de cicatrización.
  5. Pasa el esqueje a una maceta: Cuando ya esté cicatrizado el esqueje, pásalo a una maceta con sustrato y no lo riegues hasta 5 a 7 días después. Esto es para que el corte pueda seguir cicatrizando y salgan unas raíces más sanas y resistentes.
Reproduccion por esquejes de la Cotyleon Pendens
Foto por @safari_grin_krd

Después del primer riego, mantén la planta con los cuidados normales mencionados previamente.

Reproducción por hojas

Aunque es un proceso más lento y con una tasa de éxito no muy alta, la Cotyledon Pendens se puede reproducir por hojas siguiendo estos pasos:

  1. Desprende la hoja: Debes quitar la hoja con mucho cuidado asegurándote de retirarla completa desde su base y no se quede ningún fragmento en el tallo. Lo más recomendable es que sea de las hojas de más abajo. Procura hacerlo como si la estuvieras girando —de izquierda a derecha y viceversa—, el margen de error es mucho menor que cuando simplemente la jalas con fuerza y en una sola dirección.
  2. Colócala en una maceta o recipiente: Coloca la hoja en una maceta o recipiente previamente desinfectados con alcohol. El sustrato debería tener por lo menos 4 centímetros de profundidad. Cuando pongas la hoja, colócala boca abajo para permitir que las raíces crezcan, que puedan penetrar debajo del sustrato y evitar que el sol les dé directamente.
  3. Pon la maceta en un lugar con luz indirecta: Aunque en su estado normal (planta completa) esta suculenta no tiene problemas con el sol directo, durante la reproducción por hojas no es recomendable exponerla, sobre todo en las primeras etapas de su crecimiento.
  4. Cubre las raíces y riega el sustrato: Cuando las raíces comiencen a crecer, hay que cubrirlas con sustrato y darle a la planta los cuidados normales: buena iluminación y riego cada que el sustrato esté seco.
  5. Si reprodujiste varias, trasplanta a macetas individuales: Con el paso del tiempo, la planta crecerá más hasta desarrollar su tallo y la hoja madre terminará secándose y desprendiéndose. Una vez desprendida, si realizaste la propagación con varias hojas, será el momento de trasplantarla a una maceta individual pequeña para que continúe su crecimiento con más espacio. Si la propagaste sola, sólo retira la hoja madre para evitar plagas y continúa dándole los cuidados normales.

Nota: En caso de haber cortado mal la hoja y una parte de ella se haya quedado en el tallo, la reproducción no funcionará. Por lo tanto, deberás cortar otra hoja para reproducir y deshacerte de la que cortaste mal.

Cotyledon Pendens con flores
Foto por @mysucculentspace

Reproducción por semillas

Puedes conseguir semillas de la Cotyledon Pendens comprándolas en alguna tienda especializada o de forma natural con la polinización de las flores de la planta.

Los pasos a seguir para reproducir la Cotyledon Pendens por semillas son:

  1. Prepara el sustrato: Debes preparar un sustrato drenante y esterilizarlo regándolo con agua hirviendo. Esto es para matar cualquier tipo de hongos o bacterias que pudieran estar ahí.
  2. Colócalo en un recipiente con tapa: Una vez que el sustrato se haya enfriado, ponlo dentro de un recipiente de preferencia transparente y que tenga tapa. Esto para simular el efecto invernadero.
  3. Mézclalo con otro elemento menos denso: Como recomendación, mezcla el sustrato con pequeñas cantidades de algún otro elemento menos denso como aserrín, fibra de coco o cáscara de arroz. Esto para que el sustrato sea un poco más suelto y ligero. De esta manera facilitamos que las raíces puedan penetrar bien y crecer sin tanto esfuerzo.
  4. Pon las semillas y riega el sustrato regularmente: Ya con el sustrato listo, debes dejar caer (no enterrar) las semillas dentro de éste. Para lograr que germinen, las debes de mantener siempre bien hidratadas y con abundante iluminación filtrada, por ejemplo, al lado de una ventana. En este proceso debes evitar tenerlas al sol directo.

Nota: Es importante usar un recipiente con agujeros para evitar el encharcamiento y el riego se debe hacer preferentemente con un atomizador.
Además, debes dejar el sustrato con al menos unos 3 o 4 cm de profundidad para que las raíces se puedan desarrollar correctamente.

Por lo general, las semillas germinan entre 1 y 2 semanas después y quedan listas para trasplantarse después de unos 2 o 3 meses.

¿Qué te pareció la Cotyledon Pendens?

Sin duda, la Cotyledon Pendens es una especie muy linda que, además de ser fácil de cuidar y propagar, te encantará si estás buscando una suculenta colgante para tu colección.

Banner para newsletter

Si te ha gustado este artículo, no dudes en compartirlo en tus redes sociales con otros amantes de las suculentas. Nos hará mucha ilusión que llegue a más personas y les ayude a saber un poco más sobre los cuidados y reproducción de la Cotyledon Pendens.

Cuéntame, ¿ya tienes la Cotyledon Pendens o te gustaría tener una en tu colección?

Recursos e imágenes:

Yizet Castañeda

Soy una apasionada de los viajes, la decoración y las plantas. En este blog comparto todo lo que experimento y aprendo sobre las suculentas. Espero que ayude especialmente a aquellos que recién comienzan en este mundo.

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir
error: Content is protected !!